lunes, 14 de noviembre de 2016

Paco Sendra, adiós a un gran Canterano

lunes, 14 de noviembre de 2016 | Paco Rius
Paco Sendra. Foto: WWW.LAVEUPV.COM.

Comenzó y finalizo su carrera en el Mestalleta, un filial diferente

Paco Sendra

Nombre Completo: Francisco Sendra Corbera
Nombre Fútbolistico: Paco Sendra
Nacionalidad: Español
Lugar de Nacimiento: Sueca (Valencia)
Fecha de Nacimiento: 5 de febrero de 1931
Edad: 85 años (fallecido el 12 de noviembre de 2016)
Altura: 1,82 cm
Peso: 75 kg
Posición: Centrocampista
Internacional:

Trayectoria

1949/1950 SD Sueca
1950/1951 CD Mestalla
1951/1952 CD Mestalla ( jugo un partido con el Valencia CF)
1952/1953 Valencia CF
1953/1954 Valencia CF
1954/1955 Valencia CF
1955/1956 Valencia CF
1956/1957 Valencia CF
1957/1958 Valencia CF
1958/1959 Valencia CF
1959/1960 Valencia CF
1960/1961 Valencia CF
1961/1962 Valencia CF
1962/1063 CD Mestalla
1963/1964 CD Mestalla
1964/2965 CD Mestalla

Títulos con equipo

En la temporada 1951/1952, consiguio con el CD Mestalla el ascenso a Primera División, que luego por no adulterar la competición declino dicho ascenso ( cosa que al año siguiente el filial del FC Barcelona no hizo).
En la temporada 1953/1954, consigue la Copa del Generalisimo con el Valencia CF.
En la temporada 1961/1962, consigue la Copa de Ferias con el Valencia CF. (actual Europa League)

Así lo define Ciberche

Francisco Sendra fue uno de los más ilustres integrantes del clan de los suecanos que, en los cincuenta, tomó el Valencia al copo. Era un medio muy alto, que acudía a entrenar plegado sobre sí mismo en el Topolino de Puchades, con una expresión grave que recordaba a los protagonistas más atribulados de Hitchcock y una técnica de orfebre.

La primera fase fue la de su revelación. Brillante en el Mestalla del ascenso a Primera y asociado después al mejor Puchades veterano, Sendra resultó un artista del control, cuyps pases medidos parecían tejer alfombras de nudos sobre su parcela. Como a todos los jugadores grandes y técnicos, le cayó la imputación de lento. También la de que no le gustaba defender, ni jugar fuera, ni en campo mojado, ni sobre hierba alta; y, a la vista de tantas incompatibilidades y pese a su excepcional curso de 1953, pasó a la etapa de reservista, infrautilizado durante dos ejercicios.

En 1956 Miró lo restauró en la condición de titular, que ya no perdería hasta 1963. En ese ciclo arraigó como gran medio defensivo, antecedente del cuarto zaguero de los años sesenta. Un sector del público reprobó este retraso e inició una polémica septenal que costó a Sendra buenas raciones de silbidos. Incluso ejerció algunos meses de central, muy mejorado en el corte, pero continuó jugando la pelota al centímetro y extasiándose en regates nocivos para los sistemas cardiovasculares del público. Cuando le encaraban con velocidad, pasaba apuros. Sin embargo, dominó la asignatura de las faltas tácticas.

Preseleccionado con la selección nacional B, sentado en el banquillo durante un España-Portugal de la absoluta, la saturación de centrocampistas del Real Madrid y Barcelona le valió una de las pretericiones más incomprensibles en la historia de la selección. Al cambio de década, era el capitán y referencia estable del Valencia. Para entonces ya había acumulado energía negativa, y con Piquer, Sócrates y Mestre formaba una cooperativa defensiva y valencianoparlante que se entendía a ciegas. A veces salía de la trinchera para empujar el ataque con brillantez, aunque siempre quedaba un paso atrás de la línea y apenas marcó goles en primera persona.

Recibió la baja tras un año en blanco, en el que reforzó durante unos cuantos partidos al Mestalla. La experiencia le gustó y le hizo firmar un nuevo contrato para el filial, que prorrogó por otra campaña y en el que capitaneó el histórico 2-1 copero contra el Real Madrid. Después se dedicó a sus tierras suecanas, en las que había invertido como la hormiga de la fábula durante casi toda su carrera.

Otros datos

Con la camiseta del Valencia, Sendra disputó 244 partidos, 209 de ellos en Liga, 33 en Copa y dos en la Copa de Ferias y en total consiguió cuatro goles.
Su amor por el CD Mestalla le hizo que decidiera colgar las botas en el filial pues como siempre digo, el Mestalla no es un filial cualquiera.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada